Período de Adaptación Aserrín.

Post - Periodo de Adaptación (5)UN TIEMPO DE ACOGIMIENTO

Un año más hemos empezado el curso en “Aserrín Aserrán” y para los niños de nuestra Escuela supone una gran oportunidad para vivir nuevas experiencias, realizar nuevas actividades, disfrutar de otros espacios, además de relacionarse y jugar con otros niños y adultos.

 

Pero también, la llegada a la Escuela Infantil supone un cambio importante en su vida. El niño sale de su medio familiar seguro y conocido y se enfrenta a un espacio desconocido, a otros adultos y a otros niños. Necesita un tiempo para conocer la Escuela, familiarizarse con ella y aceptar estos cambios. Debemos acompañarles en este proceso.

 

Post - Periodo de Adaptación (6)Compartimos el criterio de Mercedes Conde Martí, que considera que el Período de Adaptación es como “un camino o proceso mediante el cual el niño va elaborando, desde el punto de vista de los sentimientos, la pérdida y la ganancia que le supone la separación hasta llegar voluntariamente a una aceptación interna de la misma.”

 

Además de ser un momento de cambios principalmente para los niños, entendemos este proceso como una adaptación también para las familias. La influencia de los padres es muy grande en este momento, el cómo vivan ellos esta separación (temores, expectativas, seguridad o inseguridad, grado de confianza en las posibilidades del niño y la escuela…) determinará cómo su hijo vivirá esta primera separación. Por ello, a las familias también   debemos acompañarlas en este camino.

 

Post - Periodo de Adaptación (4)Las educadoras y la propia Escuela, también tienen que adaptarse y acomodarse a todo lo que el periodo de adaptación conlleva: distintos ritmos, costumbres, peculiaridades, necesidades, manteniendo una actitud de escucha abierta y flexible, creando un clima cariñoso, estimulante y atrayente para los niños en el que se sientan seguros… y especialmente consiguiendo una comunicación fluida con los padres e intentando transmitirles también seguridad y confianza.

 

Durante este período, programamos minuciosamente los espacios, materiales, tiempos y actuaciones a seguir en las distintas rutinas del aula. Proporcionamos a los niños un espacio acogedor, les ofrecemos comprensión y ayuda, les acompañamos en su proceso y todo ello para garantizar al niño la posibilidad de sentirse único en “Aserrín Aserrán”.